viernes, 2 de febrero de 2018

Medición de alcohol etílico por cromatografía gaseosa

Dentro de los tóxicos volátiles, los alcoholes como el etanol son sustancias de importancia toxicológica dada su acción farmacológica depresora del Sistema Nervioso Central (SNC) y el abuso creciente del consumo de bebidas alcohólicas. Las vías de penetración posibles de los alcoholes son la oral, por inhalación, y la absorción a través de la piel. En el caso del etanol, la intoxicación más frecuente ocurre cuando el individuo ingiere cantidades excesivas de bebidas alcohólicas.

El etanol puede dar origen a diferentes efectos según el consumo sea esporádico de dosis bajas, o frecuente y de dosis altas, ya que éste se categoriza como xenobiótico tóxico. Bajo sus efectos se pueden considerar situaciones de: intoxicación subaguda, intoxicación aguda, intoxicación crónica y dependencia alcohólica. Al igual que el consumo de otras drogas, el alcohol puede dar lugar a trastornos somáticos (corporales), mentales y sociales, clasificados según la Organización Mundial de la Salud (OMS, 1996) bajo el nombre de trastornos mentales y del comportamiento debidos al consumo de sustancias psicótropas.

Los problemas ocasionados por el alcohol pueden ir más allá del bebedor y producir efectos sobre quienes le rodean en aspectos como violencia familiar, conflictos maritales, problemas económicos, abuso de menores, admisiones en salas de emergencia, riñas callejeras o en establecimientos, lesiones y fatalidades en automovilistas y peatones cuando se conduce en estado de ebriedad (OMS/OPS, 2010).

Todo lo anterior nos lleva a buscar métodos cada vez más efectivos para la medición de este tipo de sustancias, por lo que en el Laboratorio de Farmacología y Toxicología en la Unidad de Validación y Desarrollo de Métodos se validó la medición de etanol por cromatografía gaseosa, con un límite de cuantificación a partir de 15 mg/100 ml. 

En la cromatografía de gases la muestra se volatiliza y se inyecta en la cabeza de una columna cromatográfica donde se transporta a través de la misma y eluye por el flujo de un gas inerte denominado fase móvil, a diferencia de la mayoría de cromatografías, la fase móvil no interacciona con las moléculas del analito; su única función es la de transportarlo a través de la columna.

La cromatografía de gases se emplea cuando los componentes de la mezcla problema son volátiles o semivolátiles y térmicamente estables a temperaturas de hasta 350-400ºC.

A menudo la cromatografía de gases se emplea para confirmar la presencia o ausencia de un compuesto en una muestra determinada.

Conoce aquí la oferta de nuestro laboratorio

Para mayor información te dejamos nuestros contactos:

Dirección: Carrera 51D #62-29. Facultad de Medicina, U de A. Bloque Central Oficina 214 Medellín, Colombia

Teléfonos:

Secretaria: (+57 4) 219 60 22
Laboratorio: (+57 4) 219 60 20
Toma de Muestras: (+57 4) 219 60 29
E-mail: toxicologiamedicina@udea.edu.co
              ccristina.restrepo@udea.edu.co

Horario: Lunes a Jueves de 08:00 a 11:30 y de 13:00 a 16:30 horas
                Viernes de 07:00 a 11:00 y de 13:00 a 15:30 horas

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario!