martes, 30 de mayo de 2017

Tóxicos presentes en útiles escolares

Los materiales de uso educativo y lúdico son de gran importancia en el ámbito escolar, especialmente, en los cursos preescolares y de educación primaria donde hay mayor riesgo de uso inadecuado por procesos como lamer, masticar o ingerir, resultando en intoxicaciones accidentales. Bajo este principio, dichos elementos requieren ser libres de componentes peligrosos. Sin embargo, en ocasiones, circulan en el mercado algunos que contienen sustancias riesgosas para el consumo a corto y largo plazo, por lo que es importante conocer y revisar en las etiquetas los componentes que debemos evitar a la hora de comprarlos.

Por otro lado, se debe considerar los materiales utilizados en las prácticas de laboratorio de los estudiantes de cursos secundarios. En ocasiones, las reacciones químicas o la manipulación de los reactivos, pueden desencadenar accidentes y exposición a vapores tóxicos con consecuencias a nivel pulmonar, ocular, piel o gastrointestinal. 

A continuación, se mencionan algunos de los compuestos peligrosos que debe tenerse en cuenta.

Ftalatos
Pertenecen al grupo de los plastificantes, compuestos contenidos en los plásticos tipo Policloruro de vinilo (PVC) que dan durabilidad y flexibilidad a los productos, los cuales han sido usados en la industria de los juguetes en concentraciones que varían entre 10 a 67% del peso final del producto. Los principales compuestos son: Butilbencilftalato (BBP), Di-isonolilftalato (DINP), di-2-etilhexil ftalato (DEHP), di-butilftalato (DBP) y Dioctilftalato (DOP).

En 1982, el Programa Nacional de Toxicología de los Estados Unidos, reportó el riesgo de estos productos de producir cáncer en experimentos realizados en roedores; en las personas el riesgo es desconocido, sin embargo, los organismos de control prohíben concentraciones mayores a 0.1% en artículos para niños. Igualmente, se ha encontrado el potencial de producir daño en el sistema endocrino especialmente por una acción anti-androgénica, daño del tejido testicular y disminución en la fertilidad; así como daño del tejido hepático. En Colombia está prohibida la circulación de juguetes destinados a llevar a la boca del niño que contengan ftalatos. 

Alquilfenoles y alquilfenoles etoxilados
Pueden estar presentes en materiales realizados con PVC como juguetes y productos para la limpieza del hogar. Actúan también como disruptores del sistema endocrino, afectando la fertilidad y calidad de espermatozoides, causa pubertad precoz, ovario poliquístico y endometriosis.

Bisfenol
Usado en la fabricación de biberones. Se asocia con hiperactividad, disminución de la atención y de la memoria, agresividad, pubertad precoz, disminución de la calidad de espermatozoides y de la función protectora del cuerpo.

Metales
Las sales metálicas son utilizadas como pigmentos, en especial, en aquellos productos en los que se desea rescatar el brillo y hacerlos llamativos para el consumidor. Dichas sales pueden desprenderse, siendo fuente de toxicidad aguda o crónica cuando se encuentran en concentraciones superiores a las permitidas por los organismos de control o las necesarias para el consumo humano. Podemos encontrar estas sustancias en plastilinas, colores, crayones, pinturas, etc., y en elementos metálicos. 

Bronce
Puede producir alteraciones respiratorias, conjuntivitis, náuseas, vómitos y dolor abdominal. También se asocia con cáncer de pulmón en la exposición crónica. 

Cadmio
Los compuestos a base de cadmio son reconocidos como potenciales generadores de cáncer (pulmón, riñón, próstata, vejiga, mama, endometrio, páncreas) y de daño en los sistemas nervioso y endocrino (diabetes). También, se asocian al desarrollo de dermatitis de contacto. Al ingerirse, pueden producir náuseas, vómito, diarrea y dolor abdominal. Con la exposición crónica, se puede presentar daño de los riñones y los huesos que puede llevar a osteoporosis y anemia. En Colombia, la Resolución 3158 de 2007 que regula la seguridad de los juguetes, limita la exposición diaria a 0.6 µg. 

Cromo
Los compuestos de cromo de clasifican como hexavalentes, trivalentes o metal. Los hexavalentes (Cromo VI) son los que poseen mayor toxicidad. La exposición aguda puede causar irritación ocular, crisis asmática y dermatitis. Crónicamente, el cromo VI puede producir cáncer. En Colombia, la Resolución 3158 de 2007 limita la exposición diaria a 0.3 µg.

Hierro
La exposición se mide en miligramos de hierro elemental, dado que sólo una parte de los compuestos de hierro, contiene el metal como tal que va a generar la toxicidad. La exposición aguda genera náuseas, vómito y dolor abdominal. Cuando la cantidad ingerida es muy grande, genera daño hepático grave, convulsiones, acidosis y puede llegar a la muerte. En exposiciones crónicas (cantidad mayor a 50mg hierro elemental al día), produce irritabilidad y acumulación del hierro en tejidos. 

Plomo
Los niños pueden absorber hasta 50% del plomo ingerido (6). La intoxicación aguda se manifiesta con dolor abdominal, vómitos, hemorragia de vías digestivas, estreñimiento, anemia, daño renal, convulsiones o coma. La intoxicación crónica genera, además, dolor de cabeza, insomnio, déficit en la atención y la memoria, con disminución en el rendimiento escolar, alteraciones en el comportamiento, daño de los nervios, impotencia, alteración de los espermatozoides, esterilidad en la mujer y abortos espontáneos. En Colombia, la Resolución 3158 de 2007 que regula la seguridad de los juguetes, limita la exposición diaria a 0.7 µg.

Solventes
El dietilenglicol e usa como disolvente para pinturas y plástico. Puede estar presente en aquellos útiles escolares que tienen olor fuerte y sabor dulce. Puede ocasionar desorientación, convulsiones, alteraciones renales y acidosis. El benceno y el xileno pueden estar presentes en productos de olor fuerte. La inhalación genera mareo, dolor de cabeza y somnolencia. El benceno es considerado cancerígeno. 

Referencias
  1. National Library of Medicine Hazardous Substances Data Bank. Disponible en: http://toxnet.nlm.nih.gov/newtoxnet/hsdb.htm
  2. Bustamante – Montes, L.P. et al. Exposición infantil a plastificantes potencialmente tóxicos en productos de uso oral. Salud Publica Mex 2004;46:501-508.
  3. Dominguez J.R. et al. Toxicidad de la plastilina en función de su contenido de Cd, Cr, Pb,Ti, V, Fe y Mn. Posibles riesgos de su uso en Educación Preescolar. Revista de Investigación, Universidad Simón Bolívar 2010;71(34):237-248.
  4. Confusión por el cadmio ¿Los consumidores necesitan protección? Salud Publica Mex 2011;53(2):178-186.
  5.  Didáctica de la Física y la Química en los distintos niveles educativos. Edita e imprime: Sección de Publicaciones de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid.
  6. Fontalvo-Rivera D. et al. Toxicidad de elementos lúdicos y materiales educativos. Una invitación a la concienciación. Rev Cienc Biomed 2012;3(1):90-98.
  7. Resolución 3158 de 2007. República de Colombia.

Jenny Rojo 
Residente III año Toxicología Clínica
Centro de Información y Estudio de Medicamentos y Tóxicos
-CIEMTO
Facultad de Medicina - Universidad de Antioquia

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario!