jueves, 23 de abril de 2015

PRECAUCIÓN CON LOS BOMBILLOS AHORRADORES

BOMBILLOS AHORRADORES DE ENERGIA Y LA EXPOSICION A MERCURIO


Desde hace ya algunos años se está implementando el cambio de bombillos tradicionales por bombillos ahorradores de energía. Este tipo de bombillos consumen 4 veces menos energía y pueden durar hasta diez veces más que un foco común. 
Nos describen como la energía eléctrica necesaria para hacer funcionar un bombillo incandescente emite, en promedio, cinco veces más CO2 que la empleada para un bombillo ahorrador. También nos describen que los 23 vatios de una lámpara de bajo consumo equivalen a 100 vatios de una lámpara incandescente, lo que se traduce en un ahorro de 80 vatios en la factura eléctrica con el simple hecho de cambiar de fuente de luz.

Sin embargo, el aspecto que siempre se olvida mencionar es que estos bombillos ahorradores contienen mercurio (Hg). Cuando se aplica voltaje, los electrodos ubicados a los extremos del tubo de vidrio -que forman estos bombillos- energizan el vapor de mercurio en su interior, esto hace que se emita energía ultravioleta (UV). El fósforo que recubre los tubos de vidrio absorbe la energía UV y emite luz visible. Este funcionamiento hace del mercurio un elemento esencial en todas las lámparas fluorescentes, y a su vez las convierte en desechos peligrosos.

PRECAUCIÓN:

EL MERCURIO ES UN METAL TÓXICO, que en ciertas formas puede acumularse en los tejidos de los organismos y causar problemas de salud. 
La Organización Mundial de la Salud advierte sobre los efectos perjudiciales de este tipo de bombillos al romperse, pudiendo afectar los sistemas nervioso, digestivo, respiratorio e inmunitario. 
En cuanto a sus efectos sobre el ambiente, la cantidad de mercurio presente en estos bombillos -que por lo general oscilan entre 4 y 8 mg de mercurio- es capaz de contaminar el aire además del suelo y los cuerpos de agua (tanto superficial como subterránea), como consecuencia de la infiltración de los lixiviados debido al tratamiento inadecuado para su disposición final. 

Especialistas afirman que la cantidad de 5 mg de mercurio presente en esta clase de bombillos es suficiente para contaminar el equivalente a 25.000 vasos de agua.
Este mercurio solo podría salirse del interior de las lámparas si se rompen accidentalmente o se desechan junto con los residuos domésticos. Si los consumidores llevan las lámparas fundidas a puntos de recogida, el mercurio que contienen se reciclará y no se emitirá al medio ambiente.
Por esto y para limitar la exposición, en caso de rotura accidental de la lámpara o bombillo se debe seguir las siguientes instrucciones:

¿El bombillo se ha roto? ¿Qué hacer?


De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, si un bombillo ahorrador se rompe debemos seguir los siguientes pasos:

  1. Salir del lugar donde ocurrió el accidente por espacio de 20 minutos, para evitar la inhalación de los gases de mercurio.
  2. No barrer, ni aspirar el área.
  3. Utiliza guantes plásticos y use tapabocas.
  4. Recoge los fragmentos grandes y colocarlos en la caja.
  5. Recoger los fragmentos pequeños y astillas con un papel o pedazo de cartón y colocarlos en la caja.
  6. Limpiar la zona utilizando un paño húmedo.
  7. Colocar el paño dentro de la caja
  8. Sellar la caja utilizando cinta adhesiva.
  9. Rotular el contenido de la caja: “MERCURIO”
  10. Llevar la caja a un área donde se traten los desperdicios potencialmente peligrosos. Ingresando en www.lumina.com y podrá encontrar los puntos de recolección (para uso residencial) más cercanos.

¿Cómo saber si estoy intoxicado con mercurio?

La Doctora María Alejandra Montoya, Toxicóloga de CIEMTO Universidad de Antioquia, nos cuenta que los principales síntomas por intoxicación por mercurio se presentan con temblores, picazón (neuropatía periférica), sudoración profunda, taquicardia, aumento de la salivación e hipertensión. 

Es importante evitar el autodiagnóstico y la automedicación. 


Si tiene dudas o cree que está en riesgo de contaminación por Mercurio comuníquese de inmediato con la línea CIEMTO al celular 300 303 8000 y siga las instrucciones del especialista.


Imagenes tomadas de google.com
fuentes: OMS, Comité Científico de los Riesgos Medioambientales de la Comunidad Europea.
http://avepae.org/que-hacer-cuando-se-rompe-un-bombillo-ahorrador/